jueves, 6 de febrero de 2014

Preparando la revolución

Hoy no voy a contar un cuento, hoy quiero hablar de un futuro, el futuro de las familias españolas.

Según recientes estudios el perfil del futuro de las familias españolas pinta de lo más desolador. Familias del tipo “sándwich”, donde conviven tres generaciones (abuelos, padres e hijos). Con soporte económico de los más mayores (pensiones, trabajo) y la total permisividad hacia los más jóvenes convirtiendo a estos últimos en activistas.
Si, la actual crisis y el desmesurado paro entre los jóvenes está siendo un caldo de cultivo para crear radicales (que más dará el bando). Y la verdad es que lo entiendo y lo animo.
Porque vamos a ver, si mis hijos no tienen perspectiva de futuro; si no puedo darles una educación porque mi propia perspectiva es también poco favorable y dependemos de la ayuda de nuestros mayores para salir adelante... que nos queda?
Nos queda la lucha. Nos queda el terrorismo. Nos queda las barricadas y los contenedores ardiendo...

¿Pero que ideología voy a inculcar a mis hijos?

Eso no dependerá solo de nosotros. Habrá influencias externas claro. El barrio donde uno vive, las amistades que frecuenta, el colegio donde estudia.
Es evidente que unos niños de un colegio público donde ya hay activistas de izquierdas difícilmente serán adoctrinados en la defensa del sistema más de derechas. (Papas no convirtáis a vuestros hijos en seguidores del “pollo” cuando en el cole los disfrazan del “Che”).
Igualmente los amigos y la pandilla de los niños determinaran su ideología. No podremos pretender que si los amigos de nuestros hijos son de chaquetita del cocodrilo nuestro vástago se encasquete la chaquetita de pana y alce el puño cuando sus amiguetes levantan la otra mano (abierta).
Así pues por muy “españolistas” que seamos no podremos con un hijo que se mueve en un ambiente separatista y por muy perro-flautas que hayamos sido de jóvenes no podemos inculcar eso en un crio que llevamos a un colegio privado-elitista...
O si!? Ya se sabe que el niño hará todo aquello que le parezca rebelde y en contra de la autoridad (que somos nosotros).

Yo por mi parte lo tengo muy claro. España se rompe por los cuatro costados, los separatistas tiran fuerte mientras que la izquierda gana adeptos y la ultra derecha amontona sus filas. Aquellos que se consideran “normales” o neutrales (como lo creí ser yo) van posicionándose ante una fractura de un calibre tal que parecemos estar de nuevo en los años de la republica antes del golpe franquista.
¿Pero y que será lo siguiente? ¿Una guerra civil como hace setenta años? O una revuelta a lo Ucraniano?
Dependemos tanto de las nuevas tecnologías para movernos o son estas las que nos manipulan para un logro mayor?
Las preguntan se amontonan como se amontonaran los muertos dentro de quince o veinte años..

-    La patria ya no descansa tranquila. Las hogueras han vuelto a ser encendidas.. Ya solo queda esperar la guerra.

1 comentario:

  1. * Pero y no seria mejor "adoctrinarlos" en la defensa de algo mejor? mas social, mas humano, mas del pueblo.. Que o quien se levantara para liderar a TODOS esos miles de almas que desean un futuro!?

    * No tengo edad para portar una espada padre, pero portare un estardarte gustuso a la guerra mientras toco mi tambor para animar a los soldados..

    ResponderEliminar