lunes, 10 de febrero de 2014

Centro Social.



Ayer, un amigo, me recriminó por hacer “apología” de la ocupación de la propiedad privada.

Jamás he pensado que la propiedad privada deba o pueda ser ocupada, ya sea para acciones sociales o por egoísmo. Estoy en contra de la apropiación indebida de bienes privados y/o públicos.
Son esos segundos, los bienes públicos, los que considero que deben de ser ocupados por organizaciones que sirvan de bien al pueblo. No es de recibo que un ayuntamiento mantenga cerrado un edificio, local, piso cuando hay asociaciones que pueden darle un uso “social”.

Primero porque ese bien no es del ayuntamiento, si no de la ciudadanía (que son los que pagan los impuestos para mantenerlo) segundo porque estos bienes pueden cederse a tiempo finito a las distintas asociaciones de la población en modelos de autogestión (o lo que es lo mismo, la asociación que lo ocupa debe hacerse cargo de sus gastos). Porque esto permite tener un bien que no aportaba más que gastos a un determinado fin social y porque además el ayuntamiento aligera las cargas económicas (es evidente que el IBI es lo único que deberá seguir pagando el ayuntamiento). 

Bien, eso es una OKUPACION, nos guste o no. No es necesario que para un CSOA o CSA (Centro Social Ocupado Auto Gestionado o Centro Social Auto gestionado) sea por “legalizado” por el ayuntamiento, no es necesario, el bien pertenece a la ciudadanía y si una asociación consigue los suficientes apoyos de los vecinos porque no van a darle uso a ese bien que ya pagan los vecinos?

Es evidente que debe existir un control, que no se puede destrozar los bienes de la ciudadanía y que el uso de los mismos debe servir a los vecinos (el uso privado de un bien público debería estar penado).
Pero a los poderes políticos no les interesa porque los jóvenes que ocupan estos bienes están en contra del poder centralizado y político actual (anarquistas, comunistas), principalmente.

Es curioso, porque existen infinidad de ejemplos donde podemos encontrar bienes públicos que gestionan empresas privadas (aeropuertos, hospitales) que además hacen un uso lucrativo del bien, sin embargo cuando un grupo de anarquistas toma un edificio (CSO Kike Mur) para el uso y disfrute de los vecinos del barrio de Torrero los tachan de terroristas, perros flauta y gentuza. Pero no arremetemos contra las empresas privadas que los usan para lucrarse a costa de nuestros impuestos. Esa doble moral nos está costando cada vez más cara.

En fin, no nos damos cuenta aun de que todos estos bienes son nuestros, tenemos el derecho de ocuparlos y disfrutarlos, como y cuando queramos (con la evidente excepción de convertirlos en antros de drogadicción.) Siempre y cuando contemos con el apoyo de los vecinos y de la ciudadanía.
Y es por eso, y por mi experiencia viendo lo que un centro social puede mejorar un barrio, por la que tendrán mi apoyo.

Nota: En su día fui miembro de la AAVV Puente Santiago, y solo puedo decir que aquel centro social, pese a que comenzó sin un duro y con mucho esfuerzo, consiguió hacer de nuestro barrio (El Actur) un barrio mejor donde niños y mayores pudieron realizar muchas actividades que (incluso) ayudaron a algún a abandonar el mal camino.

(Un saludo a todos ellos).

1 comentario: