miércoles, 7 de agosto de 2013

Espartaco

Espartaco fue sin duda el claro ejemplo del esclavo culto que no desea ver a sus hijos nacer en la esclavitud. Todos recordamos la película y aunque también recordamos el fatídico final cuando los hombres de Espartaco fueron derrotados y muchos de ellos crucificados no todos recordamos (porque no se nos ha contado) las numerosas victorias que los esclavos acumularon, y con ellas el derramamiento de sangre de los esclavizadores y sus seguidores.

Hoy, en pleno siglo XXI, nos enfrentamos a un desastre económico orquestado por grandes multinacionales, bancos y políticos que han vendido su alma para volver a la época donde la esclavitud era legal.
Y es que aunque no lo queramos ver, trabajar por 800 míseros euros al mes, teniendo que pagar hipotecas, ivas y su leche jodida es a la larga esclavitud.

El despertar de los esclavos:

Observo, maravillado, como gentes como Pablo Iglesias empujan a través de sus artículos y opiniones, a la falsificada clase media que no es otra que la clase obrera y precaria. Como amigos del gremio se unen para pelear por sus derechos con la ya conocida huelga de HP, donde 2500 trabajadores se unieron para que no se les esclavizase más.

También observo con asco como el FMI y Bruselas pide al gobierno español que rebaje los sueldos un 10% pese a los gritos de "estáis locos!" de la población y economistas que auguran un final desastroso si se sigue por la senda de los recortes.

Nos han espoliado, obligándonos a pagar por todo, una y otra vez, condenándonos a la servidumbre por dos trozos de pan.

Tenemos políticos que no andan bien de la cabeza acusando de la mal nutrición de los niños a los padres que poco a poco ven como el trozo de carne de segunda que le daban a sus hijos se va recortando por la salvaje economía que cada vez nos quita más.

Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades? Y una mierda, los que viven por encima de sus posibilidades son ellos y ya va siendo hora de que alguien les muestre la cruda realidad.
Sé que suena salvaje pero creo que no existe otra solución, si alguien le quiere arrebatar un trozo de pan a mis hijos ese alguien muy posiblemente sea apuñalado con nocturnidad y alevosía. Cuando alguien niega el futuro a mis hijos ese alguien deberá pagar con la sangre de sus vástagos la canallada.

Así pues deberían quedar proscritos y marcados a sangre y fuego los "Rajoys","Rubalcabas", y demás nombres de políticos que NO LUCHAN por nosotros, si no por mantener sus barrigas bien calientes.

Y como antaño hicieron nuestros primos los Franceses, desde barricadas y antorcha en mano, debemos devolver las guillotinas a las plazas de los pueblos y ser nosotros quienes recorten.

Es posible que entre toda esta basura de políticos y empresarios corruptos, esclavistas y poderes económicos explotadores exista algún ser con buena voluntad, con ánimos de ayudar, y probablemente también sea recordado por la masa enfurecida que poco a poco va (vamos) volviéndose más consciente de la canallada que están perpetrando.

Sea pues y que los suelos por los que han de caminar nuestros pequeños se limpie primero con la sangre de los que no les desean ningún bien. Sea pues que nuestros puños en alto porten la hoz que segara la vida de aquellos que nos vilipendia y nos humilla y la de sus retoños. Es una guerra que ha de ser cruel y sangrienta, porque ya no quedan medias tintas, ni estamos para cantar tonadillas.

Que suenen los tambores de guerra y que la sangre de nuestros enemigos riegue nuestros campos.

Aunque al final algunos acabemos crucificados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario