viernes, 23 de noviembre de 2012

España, 2024


Dice la prensa que nos han estafado, las redes sociales están llenas de videos contándonos como nos han robado el futuro y la calle huele a fracaso y desesperación.

La salud ahora cuesta dinero, más del que muchas familias tienen. Una simple aspirina, que antes era alcanzable para todo el mundo, hoy tiene un coste que supera con creces lo que tiene una familia media para comer. Es por esto que muchos han abandonado a su suerte a sus seres queridos, y entre lágrimas los han visto morir de enfermedad.

La educación se ha convertido en un lujo inaccesible para muchos, y una vez superada la etapa “gratuita” los niños deben abandonar el colegio para unirse junto a sus padres al mundo laboral. Algunos no tienen tanta suerte y se han de olvidar de su infancia en el momento que pueden sujetar alguna herramienta con algo de precisión.

La justicia, ahora solo para los ricos, ha sido abandonada por el pueblo he impera el ojo por ojo, la ley del talión.

Las mafias extranjeras, invitadas por el poder político a “invertir” en la tierra, son ahora dueñas de la misma. Y así como antes ofrecían sus servicios mediocres a las clases medias, ahora las explotan.

La esperanza de muchos padres en el futuro de sus hijos ha desaparecido, hoy se es afortunado cuando se tiene algo de comer todos los días.

Las clínicas ilegales hacen su agosto con la venta de órganos humanos, decisión que muchas veces ha de tomar un padre para dar de comer a sus hijos.

Las violaciones, asesinatos, robos, abusos están al orden del día. Salir de casa, para aquel que puede permitírsela, es cada día más peligroso.

Hemos llegado al final del camino, el infierno en la tierra. Satanás ha ganado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario