martes, 9 de agosto de 2011

Libertad.

Hoy he visto este vídeo:

En el trata de manera cronológica los acontecimientos que nos han llevado a la crisis que sufrimos. Además, nos da nombres y apellidos de los culpables de esta crisis (que son unos cuantos).

Es sorprendente conocer los pasos que se han dado y las decisiones, aveces a sabiendas del terrible error que se cometía, que se han tomado en contra nuestra. Es curioso que la mayoría de los intervinientes de la espeluznante historia que esta arrebatando el futuro a nuestros hijos, y que probablemente nos lleve al colapso total (y por ello a una guerra sin sangre donde caerán muchos inocentes), sean aun hoy en día muchi-millonarios intocables, y disfruten de una vida de lujos mientras que otros muchos pasan hambre por las decisiones que tomaron.

Al ver esto me planteo una pregunta existencial. ¿Acaso el pueblo estamos tan sometidos que no deseamos enfrentarnos a esta realidad, y soñamos con el pan que nos han arrebatado de manera tan escandalosa?¿Acaso la sociedad es una bestia dormida, incapaz de hacer frente a los males que la acechan?

Seamos sinceros, el pueblo (nosotros), la clase media y media-baja, es un poder belico sin parangón (la historia lo ha demostrado) que azuzado correctamente puede (y debe) dar muerte a todo sistema que se le cruce en el camino.
Es pues, creo yo, hora ya de azuzar al perro hambriento. Y, comenzado por los instigadores de esta crisis y sus lacayos los políticos, dar rienda suelta a nuestras ansias de sangre acabando con la vida de cada uno de ellos.
¿Porque acaso merece otra cosa el ser humano que a sabiendas del daño que producía en sus congéneres seguía con sus fechorias?¿Es pues merecedor del castigo divino? Si es así, ¿Porque no del de los hombres?


Se ven, ultimamente, tímidos acercamientos a ese levantamiento civil y revolucionario tan necesario. Cuando miro a los chicos del 15M o las rebeliones árabes de egipto, siria.. Incluso israelitas han levantado la voz, por no hablar de nuestros primos los griegos y no tardando mucho en el resto de Europa.
¿Esperamos acaso un mesías?¿Necesitamos de alguien que nos quite la venda?

Es aterrador estar tan convencido del necesario derramamiento de sangre, que incluso es bueno agachar la cabeza y pensar en que pasara mañana. Pero es una falsa promesa la que nos hace nuestro miedo, ya que ni en la posible y remota esperanza de una lotería nos podemos agarrar ya (demostrado esta que eso también esta amañado, el caso Fabra así lo demuestra).

¿Entonces?¿Lanzamos una moneda al aire y si sale cara nos los jugamos todo en una elecciones que pondrán a otro títere de los poderes económicos a sodomizar nuestros maltrechos culos?

Mi generación tiene esta lucha perdida, soy consciente de ello. Pero no moriré sin poner en conocimiento de mi descendencia esta verdad tan desgarradora. Es mi forma de rebeldía ya que el peso del sistema que controlan los poderosos me obliga a seguir dormido. Pero lo hago con un ojo abierto y un cuchillo bajo mi almohada, porque se que cuando sea el momento, cuando las calles pidan sangre, cuando debamos defender la poca dignidad que nos están dejando. Ese día despertare, prenderé la mecha de mi propia autodestruccion para que mi dinastía no pierda en nombre que me han legado.

Me llamo LIBERTAD.




1 comentario:

  1. Antes de enfretarte a aquellos quienes causan nuestras desdichas, es decir, los que son mencionados en el documental que has colgado, seguramente se nos obligará a luchar con otro/s país/es colapsado/s.

    Lo inteligente sería cambiar el Sistema, pero el ser humano no es muy proclive a la revolución, máxime si desde nuestro nacimiento somos adoctrinados para vivir en este Sistema, el cuál nunca es cuestionado.

    Vamos a ver en qué acaba todo ésto,

    ResponderEliminar