martes, 12 de abril de 2011

Tu otro yo


Ingenuo hijo de puta, pensaste que mi poder no te tocaría? Acaso te creías mas que los demás? Superior? Inmune? Ves que no.

Leíste en los periódicos !!GUERRA!! y saboreaste la subida de tus acciones. Ganabas dinero a espuertas, llovían dividendos, tus acciones se sobrevaloraban, la fortuna te sonreía.

Mientras en otros lugares del mundo sufrían hambre y miedo, tu te hacías cada vez mas rico.

Pero la guerra nos toca a todos, y como uno de los cuatro alargué mi mano hasta tu morada. Primero tocándola la de tus hijos, que ardieron en ese caro colegio donde los tenias secuestrados, presa del odio emergente de la clase obrera, calcinados por el miedo y la ira, en una gran bola de fuego que consumió sus tiernas vidas y las de los terroristas.
Después tu esposa, violada, vejada, humillada y finalmente asesinada, en la preciosa villa de campo que posees, por los que "en teoría" debían protegerla. Razones no les faltaban, deberias haberles pagado sus servicios. Ella, y otras muchas que allí disfrutaban de la "dolche vita", sucumbieron a mi mano fantasmal, a mi pútrido hálito, a la muerte violenta de mi abrazo corrupto.
Y ahora tu, pistola en mano, cañón en sien, imploras mi clemencia, insultas mi estirpe, temes mi ser. He ignoras, como todos, que mi alma, tan encadenada como la tuya, sufre una agonía que apenas apaga tu muerte.

Aprieta pues el gatillo, y que no te tiemble el pulso. Yo, te esperare, al otro lado.

Soy el quinto jinete, la muerte que llama a tu puerta, el violento destino del ser humano, la pútrida mano que dirige tu destino. Soy tu reflejo en el estanque, tu otro "yo", y el mio propio.

2 comentarios:

  1. deberiamos ir pensando en publicar tus microrelatos, ya es hora que tu mente enfermiza produzca capital,jeje

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, no creas que no lo he pensado. Un dia me presentare a algun concurso de esos...

    ResponderEliminar