martes, 7 de diciembre de 2010

Pobre niño rico.

Hace ya tres decenas de años que estoy sobre este planeta, convivo sin mucho ansia junto a cientos de miles de humanos a los que tan solo les importa su bienestar. Observo, con verdadero pesimismo, la vida de muchos de ellos. Más no quiero involucrarme.

Más de treinta primaveras me alejan de mi alumbramiento, más de un pesar golpea mis hombros, y el peso de cientos de errores oprime mis pulmones, aplastando mi pecho.

Veo con claridad como algunos privilegiados pasan sobre esta vida, casi sin rozarla. Pese a tener progenitores sobreprotectores que los han colmado de bienes, pese a disfrutar del relax que otorga la posición familiar, pese a no ser útiles para con la sociedad en nada. Pasan sin importarles nada, y nada será lo que dejen tras de sí.

Es tal el desprecio que tengo sobre estos “personajillos” que cuando entro en contacto con ellos no puedo evitar realizar un acoso y derribo sobre sus personas, porque sé que solo seres como yo pueden evitar que la vida de estos sea totalmente inútil.

A veces me paso, lo reconozco, no soy perfecto (si lo fuese ya me llamarías Dios). Pero es que no soporto, y me corroe por dentro, ver como este grupo de pequeños privilegiados no hace nada en su vida.

Tristemente no se me entiende en absoluto, ni mis allegados comprende un ápice el verdadero asco que esta gentuza me produce.

Comprendo, no obstante, que la vida esta para disfrutarla y hacer otra cosa sería una estupidez, pero cuando hemos recibido el privilegio de la estabilidad sin haber realizado ningún esfuerzo por nuestra parte y la suerte nos sonríe día si, día también; es de recibo devolver esto a la sociedad, ya sea en forma de apoyo o ayuda a quien no recibe el beso de las musas de la fortuna.


Son muchos los personajes que en este grupo han incurrido han topado conmigo y a
ellos les dedico el escrito.


Sin embargo he de reconocer que una pequeña población de estos seres (o que yo creía que a esa especie pertenecían) me ha sorprendido recientemente, ya que he podido observar cómo han peleado por conseguir lo que ahora ostentan, ese premio es mi respeto (y os aseguro que no encontrareis medalla más complicada de conseguir). Ellos saben quiénes son.

6 comentarios:

  1. hola:
    hace un tiempo que sigo tu blog y solo puedo decir que cada vez me sorprende más, en tus artículos siempre abogas que eres de otro planeta pero en este último queda patente que eres uno más de los humanos que pertenecen a esa raza de gente que podriamos calificar de humano común y corriente. Esos seres que tu llamas acomodados que según tu criterio no han hecho nada en la vida porque se lo han dado todo y no hacen otra cosa que vivir de lo heredado no lo hacen para producirte asco sino porque asi les ha tocado vivir, de cuna se nace.
    Noto en tus palabras no rechazo a esta gente sino "envidia", y esa es una mala consejera. Un humano común con Envidia, eso veo en este texto. La gente no es lo que tiene sino lo que es y Tú ¿quien eres?.

    ResponderEliminar
  2. uy uy uy amigo brisha, el anonimo, o se ha dado por aludido, o quiere tocarte los....

    con respecto a tu articulo, esta claro, que cada mortal es y actua como a el le plazca, pero habra veces que hay que adaptarse a lo que hay, o no?

    ResponderEliminar
  3. Es evidente que soy de este planeta, por desgracia tengo que convivir con la especie humana a la que imagino tu tbm perteneces.
    Estos seres acomodados de los que hablo son, efectivamente, nacidos en cuna. Y si, soy consciente de ello, les tengo envidia.
    Pero no es una envidia de esa que corroe el cuerpo ni de la que quita el sueño, por suerte desde mi mediocridad he sido capaz de aportar a la sociedad que muchos de ellos.

    No los rechazo, porque como ya he dicho conozco alguno que sirve a una causa noble y justa. Es mas, creo que tienen que existir, si no a quienes podriamos culpar de nuestros males (notese la ironia).

    Realmente te has dado por aludido, es patente en tus palabras, por lo que creo que hago bien mi trabajo.

    Pero no te confundas, a mi no me da consejos ni la envidia ni nadie, soy autosuficiente en ese aspecto y me creo perfectamente capaz de retar a mis instintos con facilidad. Por suerte mi intelecto me lo permite.

    Mira, sobre esos seres te dire que envidio con cariño a varios de ellos. Se que por este planeta aun esta mi querido SS y su hermano, el padrino de mi hija (al que por desgracia no veo como quisiera) y aquel que suele replicar mis palabras. Son gente con suerte y pese a que la cuna en la que nacieron no es muy alta si lo es lo suficiente para darles una pequeña posicion de privilegio y comodidad. Pero estos que nombro hacen cosas, se mueven y comprenden que la vida es la persecucion de un sueño mientras se sabora el camino.

    Otros encambio, simplemente son inutiles a todo cuanto les rodea y apenas llegan a tocar ese camino.

    Por desgracia, mi parte animal me obliga, por algun tipo de etica amoral, a atacar sin cuartel e intentar desmontar esa, podrida, escala de valores en la que viven.

    Si uno solo de ellos, aunque solo sea ligeramente, comprende y actua tras escuchar mis palabras (ya sea acorde o no a ellas) uno de los grandes objetivos de todo ser humano sera completo.

    ResponderEliminar
  4. Por otra parte, y si de verdad me sigues, sabras que para esta epoca suelo ser mas "terrenal".

    Espera que me entre el espiritu navideño que tengo en la cocina un cuento que de seguro no te dejara indiferente.

    Suerte.

    ResponderEliminar
  5. bueno, tengo que decir que "anonimo" en parte tiene razon, tus palabras suenan como de envidia, aunque pienso que es una "envidia sana" mas bien te veo con el tipico robin hood que ayuda al amigo o familiar (o el que se lo ha currado,un robin hood bastante moderno porque tal le darias al que necesita como degollarias a mas de uno y sin compasion.

    ResponderEliminar
  6. Es curioso que me diga envidioso personas que viven en una sociedad que ha sido sentenciada a trabajar hasta los 67, que se le han subido los impuestos salvajemente y que ven recortados sus derechos dia tras dia; mientras esperan sentados a que lo que venga despues no sea peor. Y encambio son capaces de demonizar al unico sector que pelea con uñas y dientes por sus derechos (sean privilegiados o no).

    Es triste, muy triste, que sean gentes de esas las que tengan que venir a mi a dar lecciones de moralidad.

    Yo no tengo moral y lo sabeis, es mas, si por mi fuera habria pasado a "cuchillo" a varios cientos de miles. Tengo una lista...

    Por otra parte cuando digo "pobre niño rico" no me refiero a ese que nacio en alta cuna y es imbecil.. No, me refiero a ese que nacio en cuna media, que fue apoyado (economicamente) por papa y mama y en cambio solo obstenta un pequeño puesto que no merece, ni por estudios, ni por capacidad. Me refiero, indudablemente, al hijo bastardo de todos los pequeños empresarios españoles que solo se molestan cuando sus padres no pueden darles lo que quieren en vez de ganarselo con su esfuerzo en esa oprtunidad que se les ha brindado.

    Por supuesto aqui doy por zanjado el asunto, si deseas platicar mas al bar, como el resto de españoles.

    Por cierto, es un cuento (visto a mi manera) pero lo es.

    ResponderEliminar