viernes, 10 de diciembre de 2010

Para ser vengada.


Abraza fuerte su osito de peluche, las manos le sangran, el sudor arrastra sobre su piel líneas negras de suciedad. La sala está caliente, le falta el aire y las lágrimas, secas ya en los ojos, no le dejan ver.
El sueño hace días que no le visita, pero el cansancio se hace patente.
Otra vez ese sonido, como un atronador corazón, que la asusta e intimida. Cesa rápido, pero deja tras de sí, miedo y soledad.
Su pequeño tobillo está cercado por una gruesa cadena, y de su cuello pende otro collar que la amarra a la pared. Tan solo tiene cuatro años y ya ha sufrido para el resto de su vida.
Se encuentra sola, los otros hace días que fueron debidamente "almacenados", no les interesan los cuerpos sin vida.
El viaje es largo, y allá donde va le espera una vida de esclavitud. Vendida por sus padres a una raza extraña, olvidada por los gobiernos que la observan como un número impasibles, añorada por sus amigos que ajenos al terror la imaginan en un paraíso.
!!Recordada por el viento, añade un alma más para ser vengada!!

1 comentario:

  1. Vuelvo a lo mio. Creo que se me da mejor, y espero que os "guste?".

    Ya sabeis que el objetivo de mis cuentos es tocar "ligeramente" vuestros miedos mas escondidos..
    Miedos, que por otra parte, muchos sufren en carne y hueso a diario.

    A disfrutar

    ResponderEliminar