viernes, 24 de diciembre de 2010

Noche Buena.

Cae la noche sobre los pueblos de bien, y con ella los primeros copos cuajan sobre el manto verde, convirtiendo las ciudades en postal de navidad. En el cielo, mas allá de nuestro mirar, cruzan estrellas anunciando la venida del señor.
Los niños corretean aun por la calles, portan en sus pequeñas manos paquetes de dulces y sus corazones llenos de ilusión.
Poco a poco las calles quedan desiertas, dejando que la blanca capa de nieve quede intacta. En el interior de los hogares la algarabía, las prisas, los besos, se suceden en un marco caótico de amor fraternal.

Observo a traves de una de las ventanas. El abuelo de la familia, sentado sobre su sillón cuenta a dos pequeños alguna historia, no puedo oírle, pero las caras de asombro e ilusión de los niños lo dicen todo. Gesticula con las manos, las eleva y luego las deja caer con emoción. Los niños ríen.
Por el pasillo llega la pequeña, sujeta, ayudada por su madre, una gran bandeja de dulces. Los niños dejan de prestan atención para aterrizar sobre su hermana y birlarle uno o dos dulces.

El padre los observa desde un rincón; tiene en su mano derecha una copa y en la izquierda sujeta con fuerza una cámara de fotos. Desde su posición puede verlo todo, incluso a mi, parece que es así ya que mira en mi dirección y levanta la copa, como queriendo brindar conmigo. Salud, musito..

Allí llega la abuela junto con la tía de los niños, que grandiosidad de pavo, que suculento bocado, los niños gritan.

Ya se sientan todos. El abuelo alza su copa y brinda, dan gracias y comen. 
Me marcho, no quiero molestarles mas, se lo que sucederá después, llevo cientos de años viéndolo.

Es noche buena, día de felicidad...

1 comentario:

  1. AHora si.. XDDD

    Me cuesta ser.. yo.

    Buena noche a TODOS!!!!

    ResponderEliminar