sábado, 6 de noviembre de 2010

Cerdos

Es curioso, ahora que su sangre baña mi cuerpo ya no siento ira. Ahora que sus tripas adornan mi suelo ya no odio.
No se como ocurrio, realmente, pese a que lo habia planeado.
Entre en su casa como un amigo, probando el dulce de leche de la venganza fria. Cogi el cuchillo y acabe con su vida.
Primero le seccione los tobillos, deseaba verle sufrir, pero temia que se revolviera, asi que le corte tambien las muñecas.
Se desangraba el muy cabron, pero aguantaria vivo lo suficiente.
Luego mate a su esposa, la colge de la lampara boca abajo y le raje el cuello. Deje que se desangrase mientras chillaba como un cerdo.
Su hijo pequeño fue un mal trago, pero debia exterminar su semilla. No me gusta matar niños.. pero lo hice. Rapido, mientras aun dormia.
Volvi con el, fui poco a poco arrancando su piel con un pelapatatas. Le arranque las uñas y me comi a mordiscos su higado, mientras miraba.
Lo abri en canal y deje que sus tripas se desparramasen por el suelo, pero me arrepenti asi que me las guarde en una mochila, de recuerdo.
Ahora sonrio mas, soy mas feliz y disfruto con los mios. Soy una persona mas sana y alagre...
En fin, es gratificante sentirse asi. Creo que no lo dejare, esta noche volvere a matar, la lista es tan larga...

3 comentarios:

  1. Joder que asco de borde estoy no??

    ResponderEliminar
  2. el titulo es por dos cosas verdad?? por lo cerdo del "cuento" por llamarlo asi o por el que lo escribe... ayyy deja de ver cosas destructivas en tu estado que es perjudicial para tu salud,jajajjaja

    ResponderEliminar
  3. joder macho, me has revuelto las tripas...

    ResponderEliminar