martes, 20 de julio de 2010

Maremoto


Las lagrimas inundaban sus ojos, el frío fuego del caos se arremolinaba en sus manos, la oscuridad insoldable del abismo se reflejaba en su rostro.
A quince kilómetros de la costa, caminando como un dios sobre las aguas, empeñado en su sino, se dirige inexorablemente a tierra firme.
Apenas recorre cien metros cuando alza sus brazos y con lugrube voz invoca el terror húmedo. Una gran ola emerge tras él y se precipita, furiosa e implacable, contra la aterrorizada tierra que inmóvil observa como va siendo engullida por el frío toque de la muerte. Con ella sus habitantes...
Otro continente que desaparece bajo su mano vengativa, millones de vidas ahogadas por la salada marea que uno a uno devora sin piedad alguna.
Ha sido marcado, se le ordeno la misión, y pese a que su corazón no resiste el horror que sus actos cometen, su alma, mojada por la vergüenza y el resentimiento, acomete cada una de las acciones que las voces le ordenan, dentro de su cabeza...

3 comentarios:

  1. stupenda immagine sai dirmi l'autore?

    Grazie

    ResponderEliminar
  2. imagen maravillosa, me puedes decir el autor de la pintura?

    gracias

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente no lo se, si no habria indicado el autor. Se que respondo tarde, es lo que tiene el tiempo. Lo que para mi es un minuto para vosotros es una vida.

    ResponderEliminar