sábado, 27 de marzo de 2010

Gotas de Sangre (cap I - Prologo)

Shakaria es una gran bola azul, de mas de ciento cincuenta millones de kilómetros cuadrados de superficie y del tamaño de un sol. La enorme esfera esta casi cubierta por agua, grandes océanos de trepidantes aguas y abismos insondables cubre casi la totalidad del planeta.

En su centro, en medio del ecuador, una isla de doscientos mil kilómetros cuadrados, casi inhabitable sirve de centro de abastecimiento a la flota galáctica del preciado don. Una pequeña península es la urbe principal.
Al sur las grandes playas de Noara, kilómetros de enormes playas que dan paso a una meseta sumergida que protege de los grandes depredadores marinos y permite una pesca tranquila y un baño apacible.
Al norte, como barrera natural, los grandes riscos impenetrables, enormes montañas que protegen, en los meses de invierno, de los gélidos vientos que azotan noche y día esta pequeña tierra.
Al oeste, las astilleros de la nación, donde se construyen los grandes buques de pesca, principal método de sustento de la población, y que dan trabajo a una cuarta parte de la misma, ya que los enormes monstruos marinos que son cazados para alimento son muchas veces los causantes de grandes daños en los buques de acero.
Al este, un brazo de tierra que en épocas de lluvias permanece inundado, conecta la urbe con el resto de la isla con una zona inhabitable para el hombre,aunque alguna granjas semi-sumergidas en las arenas de ese gran desierto cultivan los escasos alimentos terrestres y crían criaturas insólitas para la alimentación de los veinticuatro millones de seres humanos que componemos esta población El resto de esta prodigiosa isla es un conjunto de cráteres dormidos, bosques petrificados y ríos de un agua azul totalmente toxica para el consumo humano.

Las criaturas que moran estas aguas son descomunales animales que jamas han sido investigados, mas allá de las fosas abisales es un mundo desconocido, los satélites sonda no pueden penetrar mas de unos pocos kilómetros bajo la superficie ya que una espesa capa de algas cubre el océano dando cobijo a innumerables especies marinas. Todos los intentos por conquistar los océanos han sido un fracaso, ya sea por los grandes temporales que asolan estos mares como por las bestias en que ellos habitan.

Tal cantidad de agua, y la cercanía al sol de este sistema solar, crean una nube constante de niebla en la escasa tierra, creando el día en un borrón patético y húmedo, y la noche en una helada constante.

La humanidad, nacida a cobijo del planeta Tierra, fue poco a poco conquistando el universo. Bajo la presión de los altos mandos militares y con el consentimiento de la población mundial, se propuso enviar expediciones a los planetas para conquistarlos uno a uno. Pero el hombre no estaba preparado para los duros cambios de estos planetas y las expediciones fueron una a una fracasando.
Se opto por modificar geneticamente a los hombres y mujeres que formaban parte de estas expediciones, un gran error que la humanidad pagara por siempre, ya que estos seres fueron deformándose y convirtiéndose en lo que ahora llamamos mutantes. Por suerte, una a una las colonias mutantes fueron internándose en el profundo espacio y desapareciendo del conocimiento humano.
Finalmente, los investigadores dieron con una solución, ya que modificar directamente el ADN no era una forma natural de enfrentarse a los cambios que se sufrían en las colonias, optaron por por crear un gen que aceleraba la adaptación a estos cambios. El GEN de Darwin, fue uno de los descubrimientos mas asombrosos que la humanidad obtuvo. Este gen permitía, sin alterar el flujo natural del sistema humano, adaptarse a cualquier medio, esta modificiacion consistía básicamente en acelerar la selecion natural y permitir cambios genéticos que se darían en cientos de generaciones en pocos meses. El gen, por supuesto, se heredaba de padres a hijos, haciéndolos a estos mas fuertes a los diferentes climas. Así pues, existían humanos de tez morena que soportaban altisimas temperaturas y humanos perfectamente adaptados al agua.

Pero este maravilloso gen, que permitió a la humanidad extenderse por todo el universo fue, y es, el principio de su fin.

1 comentario:

  1. Anónimo30/3/10 9:06

    Has empezado muy bonito, muy poético, ya veremos a qué conduce el cuento....... Ya tenía ganas de leerte otra vez, parecías a ver desaparecido.

    ResponderEliminar