jueves, 6 de agosto de 2009

El tatuaje (Primera Parte)


Tierra yerma, arrasadas por guerras durante décadas. Lluvia acida que quema los cuerpos putrefactos que en suelo yacen. Planicie de desolación.

Figura esquelética, sin hojas, sin vida. Apuntas al cielo con tus desnudas ramas como protestando contra el mismo dios. Tu cuerpo semicalcinado cubierto de una negra capa ya no sustenta vida. Tus raíces, torcidas, buscan el agua envenenada que escasea en este paraje. Árbol de la esperanza, árbol del desespero.

El cuervo de negras alas se posa sobre una rama, observa, fiel a su naturaleza, el desolador paraje. Ni un alma a kilómetros, cuando una pequeña figura recorta el firmamento.

Apenas levanta un metro del suelo, blancos cabellos atados en tres pequeñas coletas, que la coronan. Tez suave, ojos grandes y brillantes. Pies desnudos que se plantan en la tierra y la horadan con desafiante fiereza. De su espalda pende una cuerda, al otro extremo una espada que le dobla el tamaño, y probablemente el peso. Apenas unos años de vida y ya es fría guerrera.

La devastación que asola en lugar se ve reflejada en su rostro, ni una sonrisa, ni un gesto, apenas una mueca fría.

Sus pasos la llevan hasta el árbol, donde el cuervo espera. Se detiene y observa su negra corteza. Al fondo, como surgiendo del interior del sol que ya se oculta, otra figura se aproxima. Ella lo observa, bien sabe que hace días que no comen y no aguantara mucho, es la responsabilidad que otorga el poder, quien debería ser cuidado es ahora el cuidador, pero lleva su sangre y hará lo que deba para mantenerle con vida.

No alza la voz, de echo apenas se le escucha, tan solo mueve los labios. El la ha visto y sabe que debe darse prisa. El poblado mas cercano esta cerca, hoy comerán caliente.

Su pequeño pie pisa con fuerza sobre un pequeño charco de acida agua, es hora de continuar. Coge con fuerza la mano de su padre y le mira, sabe que morirá pronto, pero desea estar junto a el mas tiempo. El la mira y sonríe con una estraña mueca, tambien sabe que le queda poco tiempo pero esta orgulloso de ella.
Continuan el camino en la oscura tierra...
Una sombra nebulosa atraviesa el campo poco despues, figura femenina en alas del viento, madre protectora, angel custodio. Vigila sin ser vista que los suyos sigan con vida, su destino no ha sido del todo escrito..

3 comentarios:

  1. Ahora que lo imagine y lo dibuje...

    El TATUAJE a comenzado....

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/8/09 5:15

    Siguiendo en la linea del cuento.........menos mal que queda el arbol que aunque calcinado, aún tiene fuerzas para albergar a ese cuervo que anuncia la destrución.
    Pero llega la esperanza, disfrazada de una ¿ fragil ? niña,a la que le sigue ( como siempre en la vida) su progenitor. pero..........¿ qué será de esa niña a la que le ha recaido la gran responsabilidad de enfrentarse a todos y luchar contra todos?.
    El tiempo lo dirá, mientras tanto sigamos su camino en busca de un poco de LUZ.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj si supieras realmente que el titulo del cuento es realmente la razon de su existencia... Hay cosas que el caos desata sin razon aparente, pero todo, todo, incluso el caos tiene un "orden" por el que debe regirse.

    ResponderEliminar