viernes, 12 de junio de 2009

Humo


Campo de muerte, cosecha de cadáveres putrefactos, que como verduras en mal estado se amontonan. Valle de sangre, camino de destrucción.
Por allá lejos viene otro grupo de guerreros, de metálica armadura, de armas de corrupción.
Estoy tirado en el suelo, no puedo moverme ya que mi cuerpo yace sin vida, pero soy consciente de la transformación que mi ser ha tenido. Espero paciente.
El grupo pasa muy cerca mío, alguno incluso pisotea con garras de acero mi maltrecho cascaron, espero pacientemente.
Llega el ultimo, es mas grande que otros, será buen alimento. De pronto, sin que mi victima se percate, como voluta de humo, al principio, huracán de polvo negro, mas tarde, me arremolino a su alrededor, tras el, por encima de y dentro de el. Mi esencia entra por sus poros, anegándole los pulmones, llenándole la sangre, invadiendo su cerebro. Consumo su carne y licuo su cuerpo, apenas puede gritar pero los sonidos de sus compañeros son desgarradores.
Muerte, miedo, y luego silencio. Ya me he alimentado y desaparezco igual que llegue, como nube de polvo que entra en la tierra, plagada de gusanos y putrefacción..

2 comentarios:

  1. breve pero directo

    ResponderEliminar
  2. Imaginamos, a veces, que si encontramos vida en otros planetas sera como la nuestra, bipeda, que respira aire...

    Pero, quien dice que ha de ser asi, es mas, la probabilidad de que asi sea es infina, escasa, casi inexistente.. Algun dia los hombres descubriran la verdad y ese dia el terror se mostrara con todo su explendor.

    ResponderEliminar