lunes, 11 de mayo de 2009

Despertar


Allá, donde las escarpadas paredes se vuelven verdes, donde los ríos son de cristalina agua, donde la paz absoluta reina y mora en el corazón de los hombres.
Las frías noches, dan paso a luminosos días. Las grandes montañas crestadas con un manto blanco de frío infinito protegen con sus impresionantes moles del aire del valle.

El silencio apenas es roto por el sonido de las aves, que con su cantar despiertan el día y anuncian al sol, que tímido asoma su testa entre las abundantes montañas.

Cuatro mil metros nos separan del suelo, un vuelo implacable e inimaginable, que nos lleva, en alas del viento, a recorrer este impresionante paisaje.

Pueblos, ciudades y grandes metrópolis de flores silvestres levantan, con sus delicados tallos, sus espectaculares cabezas, y despliegan sus delicados petalos, llenando de luz y color estos impenetrables parajes.

Color y belleza, en un lugar donde ni hombre ni bestia puede dejar su marca. Nunca.

Casi hemos atravesado por completo los valles escondidos, casi hemos terminado nuestro viaje, pero aun nos queda un momento para mirar atrás por ultima vez, y contemplar de nuevo, el paraíso perdido.
(estaba escuchando Kitaro, se nota no??)
Por cierto, la foto de es la montaña Huangshan, en china.

2 comentarios:

  1. Se nota la placidez en tu ánimo, es tan preciosa la narracion de ese bello paraje, que casi me has hecho verlo.
    Quizás si escucharas más este tipo de música cuando escribes, y no tanto Rok o Hebi ( como se escriba), tendrías las ideas mas calmadas y no tan catastrofistas ( es solo una idea).
    Sabes que te sigo, porque me gusta lo que escribes, pero me gusta más cuando sacas la ternura que hay en ti.
    Firmado:La que echas de menos cuando no contesta.

    ResponderEliminar
  2. Es Rock y heavy, y nada tiene que ver con lo que aqui vierto, mas bien depende de las ganas y del sol que hace fuera...

    Hoy llueve asi que mejor no escribo na...

    ResponderEliminar