viernes, 24 de octubre de 2008

Extraño ser

Viste chaqueta de pana, chaleco y unos pantalones que parecen ser cuero autentico. Sobre su hombro derecho un morral, con viandas imagino, y en su cinto pende una bota de vino.
En la mano derecha porta un bastón no muy largo, pero viejo, muy viejo; con la izquierda me saluda.

Su expresión es tensa y la piel que recubre la mascara de lo que en su día fue una cara es escamada y oscura, una cara que ha recorrido mucho, que ha estado muy sola, que ha esperado sin esperar nada, y que a logrado llegar a ningún sitio donde no le espera nadie y nada tiene que hacer.

Me han hablado de él, y se cuentan a pares sus leyendas, joven y viejo simultáneamente, pero por todos conocido. Es el pastor de las frías tierras del norte.

Me acerco y me sonríe, no dice nada pero me pasa la bota de vino, lo sorbo despacio es fuerte y tiene un regusto amargo al final, se la devuelvo y su mirada se pierde de nuevo allende en las nubes.
No me ha dicho su nombre, posiblemente ni tendrá hace años que no habla mas que con el monte.
Abriendo el morral despacio introduce su mano en el, lentamente asoma un pedazo de queso, grande y amarillo, me lo ofrece, es sabroso. Esta vez soy yo el que pierde su mirada en el cielo mientras le ofrezco un cigarrillo que acepta, fumamos en silencio.
Han pasado pocos minutos, me levanto y le toco el hombro, el me mira y asiente. Mientras vuelvo a bajar la ladera pienso en lo solo que estará, me giro y le observo, allí esta terminando su cigarrillo mientras el ganado pasta libremente, en poco rato se levantara y continuara su deambular solitario por los valles del norte.

Extraño ser…

1 comentario:

  1. Xabi xabi... Espero que te guste.

    Asi es como te veo... en mi mente.. pero no sufras ya que mi mente cambiara de opinion.. seguramente 3 segundos despues de que escriba esto.

    ResponderEliminar